¿Cuándo cambiar los lentes de seguridad?

Las normas de seguridad nacional e internacional establecen que los trabajadores de industrias y fábricas deben contar con equipos de seguridad industrial, entre los que se incluyen los lentes de seguridad transparente. Los lentes están diseñados para proteger los ojos del impacto de pequeños objetos que van hacia la cara o salpicaduras de productos o químicos que pueden ser dañinos.

Al igual que otros tipos de equipos de protección, es importante cambiarlas de manera periódica, debido a que sufren desgaste y pueden limitar la visión, lo que es un problema de seguridad en las industrias. Si bien las normas nacionales e internacionales no establecen cada cuánto deben ser reemplazados, lo recomendable es evaluar su calidad cada seis meses y sustituirlos en caso de un accidente.

A continuación, comentaremos algunas de las señales que indican que es momento de reemplazar los lentes de seguridad.

1. Cambio de trabajo o puesto de trabajo

Si han cambiado de trabajo recientemente o los enviaron a otro sector dentro de su empresa, lo recomendable es cambiar las lentes de seguridad. El supervisor de seguridad debe iniciar qué modelo o tipo de lentes son los adecuados según el tipo de trabajo que llevarán a cabo, teniendo en cuenta las características de los usuarios, las tareas y el entorno.

Cualquier cambio en su entorno de trabajo o tareas puede requerir un nuevo par; por lo que tenga en cuenta los siguientes factores:

  • Los peligros contra los que protegerán.
  • El índice de impacto de sus gafas protectoras: bajo, medio, alto o extra alto.
  • Si es necesaria la protección UV.
  • El tipo de lentes y revestimientos especiales requeridos.
  • La forma de la montura de las gafas, según la forma del rostro.
  • Si necesitan lentes recetados.
  • Cumplimiento y certificación del producto.

El uso incorrecto de las lentes puede aumentar el riesgo de sufrir una lesión, por lo que antes de realizar algunos trabajos adicionales, asegúrense de que puedan protegerlos adecuadamente de todos los peligros.

2. Lentes de seguridad transparente están dañadas

Ya sea por un uso inadecuado, accidentes laborales o cualquier otra situación, al primer daño de las lentes de seguridad es importante sustituirlas. No intente repararlas, ya que reducirá su nivel de protección y pueden ser un riesgo, por lo que no podrán proteger sus ojos.

El daño debe ser significativo, los rayones o que una pieza esté floja puede ser suficiente para requerir un cambio de las lentes. Esto también se aplica si han usado las gafas de seguridad para una tarea para la que no son adecuadas. La exposición a productos químicos o al calor podría comprometer la integridad del equipo, por lo que no sería aconsejable seguir utilizándolos, incluso para el propósito previsto.

La vida útil del equipo de seguridad personal EPP puede verse afectada por muchos factores, incluidos los índices de uso, la exposición a los rayos UV, los productos químicos, la suciedad y el sudor, y la limpieza y el almacenamiento adecuados.

3. Las gafas de seguridad son viejas

Aunque están en buenas condiciones, con el tiempo el nivel de protección de los equipos puede verse reducido. Si bien un viejo par de lentes de seguridad puede haberle servido bien, vale la pena revisar los nuevos productos en el mercado para ver si se está perdiendo características que podrían ofrecer una mayor protección. Además, muchas industrias actualizan las especificaciones de seguridad de sus equipos de seguridad y los modelos viejos no siempre pueden cumplirlas.

4. Utilizan lentes prescritos y ha cambiado la receta

Las personas que utilizan lentes recetados tienen dos opciones: utilizan lentes de seguridad que puedan utilizarse sobre sus gafas actuales o adquirir modelos especiales que cuenten con el aumento necesario. En cualquiera de los dos casos, si su receta cambia, es necesario cambiar los equipos de seguridad. No poder ver con claridad no lo ayudará a mantenerse seguro, por lo que es necesario que las gafas de seguridad se adapten bien a sus lentes prescritos.

5. No pueden ver con claridad

Si a pesar de la limpieza no pueden ver correctamente, ya sea borroso, ven líneas o rayas, siempre se empañan o el resplandor del sol los molesta, será necesario que se sustituyan. La limitante de la visión puede ser un grave riesgo de seguridad para las personas, ya que pueden evitar que vean objetos o personas durante trabajo de riesgo.

A medida que las gafas de seguridad envejecen, los revestimientos especiales de la superficie pueden comenzar a desgastarse y ofrecer menos protección, lo que resulta en una visión menos clara. Al igual que con los lentes recetados, si no puede ver con claridad, entonces necesita un nuevo par.

Ahora que ya conoce las principales razones por las que es necesario realizar un cambio de las lentes de seguridad, adquieran las adecuadas según sus necesidades. Den prioridad a las necesidades de protección, características del ambiente, materiales y una buena visibilidad. Las mejores opciones de lentes de seguridad las pueden encontrar con SPUL Industrial, contamos con un amplio catálogo de productos de seguridad para las industrias, como filtros de protección respiratoria. Manejamos las mejores marcas a precios competitivos.

En SPUL tenemos como objetivo añadir valor a nuestros clientes, por eso los productos que brindamos minimizan los riesgos de operación. Ofrecemos soluciones eficientes para empresas, nuestros productos: abrasivos, EPP, ropa industrial, productos de limpieza y material de empaque, todo de alta calidad.

También brindamos soluciones personalizadas para cubrir sus necesidades de productos y consumibles para las industrias. Los invitamos a conocer nuestros productos en nuestro sitio web. Para más información sobre los lentes de seguridad transparente, llámenos al (449) 203 2641, escriba al correo electrónico a pagos@spulindustrial.com.mx o visiten nuestras oficinas para una asesoría personalizada en Av. Mahatma Gandhi #313, local 2, Agricultura, 20234, Aguascalientes, Ags.

Eviten problemas respiratorios para el personal con el uso de respiradores

Existen diversas situaciones y elementos que causan problemas de salud para los trabajadores, especialmente en entornos industriales, sin embargo, hay algunos que se omiten, no porque sean de bajo riesgo, sino porque son casi imperceptibles. El polvo es un buen ejemplo. Provoca diversos problemas para la salud, por lo que es importante su control, ya sea en interiores o exteriores. Algunos recurren a la ventilación, sin embargo, no es suficiente. La manera más efectiva de garantizar su salud es el uso de protección respiratoria.

Muchos conocen la importancia de los protectores, por ejemplo, los respiradores, sin embargo, omiten su adquisición para ahorrar dinero y optan por otros métodos. La salud respiratoria del personal no es un juego, por tal motivo deben asegurarla con su compra. Les diremos a continuación los daños que puede causar el polvo y algunos criterios para elegir el equipo de seguridad personal EPP adecuado.

¿Cómo es eliminado el polvo por el sistema respiratorio?

La exposición a cualquier tipo de polvo puede dañar la salud de los trabajadores, especialmente su sistema respiratorio, que está expuesto de forma constante. Por fortuna, nuestro cuerpo ha creado mecanismos para disminuir los riesgos. Un ejemplo es la filtración de las partículas que ingresan a las vías, sin embargo, no es una defensa eficiente en algunos casos.

Las partículas ingresan al sistema respiratorio cuando inhalamos inconscientemente, pero permanecen en las vías superiores, que funcionan como filtros. Para eliminar aquellas que son capturadas, nuestro cuerpo ha diseñado los estornudos. Se trata de un mecanismo útil, sin embargo, algunas partículas logran atravesar el filtro primario y acceder a la tráquea. Llegan después a los pulmones, que reaccionan ante los agentes extraños según el sitio donde se establezcan.

Las partículas que permanecen en la nariz pueden irritarla y causar afecciones como rinitis o inflamación de la membrana mucosa. Si llegan más profundos pueden causar daños mayores como inflamaciones en bronquios (bronquitis) o tráquea (traqueítis). Nuestro cuerpo es muy sabio, por lo que nuestros pulmones generan proteínas, que se adhieren a las partículas con gérmenes para neutralizarlas, sin embargo, no es suficiente. Los daños más notorios se presentan en las zonas más profundas del sistema respiratorio y si hay partículas en grandes cantidades, pueden agravar las afecciones existentes.

Nuestros bronquios tienen una estructura celular semejante a los cabellos, que se llama cilios. Tienen la función de limpiar las vías respiratorias y retirar los residuos y bacterias. En ella hay células caliciformes esparcidas que producen mucosa para capturar los microorganismos y mantener íntegro el recubrimiento bronquial, pero su función puede alterarse por el humo del tabaco.

Existen varios factores que influyen en los efectos del polvo y partículas como el tamaño y peso. Mientras más pesados y grandes sean, se establecerán más fácilmente. Otros factores influyentes son las características de los trabajadores que inhalan el polvo y la composición química del último, que puede alterar la capacidad del sistema respiratorio para eliminar el polvo dañino.

¿Qué enfermedades causa el polvo para los trabajadores?

Son diversas las enfermedades en las vías respiratorias causadas por el polvo y la mayoría puede evitarse con protección respiratoria. Algunas enfermedades broncopulmonares como asma, rinitis y alveolitis se relacionan con las partículas menores de cinco micras, además, pueden complicarse y tornar en fibrosis pulmonar.

Hay también diversas afecciones conocidas como neumoconiosis, que son causadas por la constante deposición de partículas en los bronquios e inhalación de polvo. Aparecen comúnmente en mineros, por tal motivo son comunes los respiradores en ese sector.

El polvo daña el sistema respiratorio de forma inevitable y en algunos casos puede derivar en cáncer. Las enfermedades más comunes y asociadas con el polvo son las siguientes:

Neumoconiosis benigna

Se trata de una enfermedad causada por la inhalación de polvo aparentemente inocuo, que se deposita en los pulmones hasta llegar a niveles donde son visibles en las radiografías. Se relaciona con polvos de metales como estaño y hierro y no causa daños en el tejido pulmonar, por lo que no causa discapacidad, sin embargo, sí puede provocar molestias y disminuciones del desempeño.

Neumoconiosis

Agrupa diversas neumopatías crónicas causadas por la inhalación de polvos y partículas minerales. Las enfermedades abarcadas reciben su nombre según el polvo que las causa. Las más conocidas son las siguientes:

  • Asbestosis o amiantosis (del polvo de amianto).
  • Silicosis (del polvo de sílice).
  • Talcosis (del polvo de talco).

Neumonitis

Se trata de una inflamación de los bronquiolos o tejidos pulmonares, que es causada por la inhalación de polvos de metales. Presenta síntomas similares a los de la neumonía, sin embargo, varían en intensidad y según el metal inhalado. Entre los principales causantes destacan el polvo de berilio y cadmio.

Mesotelioma de la pleura

Se trata de un tumor pulmonar, que es causado principalmente por la exposición al amianto.

Cáncer de pulmón

Ocurre comúnmente por la exposición al polvo de amianto.

Adquieran respiradores para prevenir enfermedades causadas por el polvo

Elegir protección respiratoria es crucial para evitar los riesgos señalados, sin embargo, es importante elegir el tipo adecuado. Algunos criterios que les ayudarán en la elección son los siguientes:

Conocer el tipo de peligro

Elijan un ejemplar adecuado para el riesgo de partículas, ya sean fibras peligrosas o polvos. Los respiradores de filtro son la mejor opción, sin embargo, si también hay vapores, opten por cartuchos de combinación.

Determinar si es necesaria la protección

La evaluación de la exposición debe producir los niveles de exposición del personal para las partículas analizadas. Los resultados son medidos comúnmente en partes por millón (ppm) o miligramos por metro cúbico de aire (mg/m3), usualmente premediados durante jornadas de ocho horas.

Comparen sus niveles de exposición con el límite de exposición permisible establecido por organizaciones de seguridad como OSHA. En caso de que los niveles de exposición del personal sean menores al límite de exposición, entonces no requieren respiradores.

Determinar el nivel de protección requerido

Los respiradores aprobados por organizaciones locales e internacionales poseen un factor de protección asignado, que varía de 10 a 10,000. Se trata del nivel de protección respiratoria en el entorno, que se espera que los respiradores proporcionen a los usuarios. Por ejemplo, si es 10, quiere decir que el respirador puede proteger contra los niveles de exposición, que son hasta 10 veces el límite de exposición permisible para ese riesgo.

Si desean respiradores de calidad contacten a nuestros expertos. Tenemos una gran variedad de modelos para diversas aplicaciones. Manejamos las mejores marcas como Dermacare, 3M, Jyrsa, Truper, Surtek, Moldex, entre otras. Para más información de nuestros protectores u otros equipos, como los lentes de seguridad transparentes, marquen al (449) 688 1757 o visítennos en Av. Mahatma Gandhi #313, local 2, Agricultura, 20234, Aguascalientes, Ags.

Distintos lentes de seguridad para distintos riesgos

Son muchas las actividades industriales que requieren óptima visibilidad y donde los ojos están sujetos a diversos riesgos. Algunos utilizan soluciones como caretas, sin embargo, no siempre son útiles y no son convenientes para labores donde es importante la comodidad y tener amplios rangos de visión. Para tales casos, se recomiendan los lentes de seguridad transparentes.

En el mercado encontrarán diversos tipos de lentes de seguridad, lo que puede complicar su adquisición. Una forma de elegir el tipo correcto es mediante el reconocimiento de los riesgos oculares a los que se exponen los trabajadores. Les diremos en esta publicación qué lentes necesitan según cuatro tipos de riesgos:  eléctricos, térmicos, químicos y mecánicos.

¿Qué son los lentes de seguridad y cómo se clasifican?

Los lentes de protección son uno de los equipos de protección personal EPP más importantes, ya que garantizan la seguridad del personal mientras realiza sus actividades. Si bien se utilizan comúnmente para trabajos de construcción o en exteriores, deben implementarse en cualquier entorno que represente un riesgo para la integridad ocular del personal.

Las micas y armazones cumplen con altos estándares de resistencia ante impactos, lo que no se considera en la fabricación de lentes oftálmicos. Comúnmente se venden sin graduación, pero pueden encontrarse ejemplares graduados, aunque su precio es mayor. La inversión de los últimos vale la pena si consideran los costos asociados con los accidentes laborales que causa la mala visibilidad.

En nuestro país, el Gobierno Federal ha establecido normas de seguridad para los entornos laborales con el fin de reducir los riesgos de accidentes. La institución encargada de supervisar las prácticas de seguridad en dichos entornos es la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. La normativa aplicable a los lentes de seguridad transparentes es la NOM «Anteojos de Seguridad» (DGN-S-3-197).

Los protectores oculares contra radiaciones e impactos poseen micas endurecidas, transparentes o con filtros colocados frente a los ojos. La posición de los lentes es asegurada mediante varillas y se ajustan detrás de las orejas o a los lados de la cabeza. Deben contar con protecciones laterales para impedir la filtración de partículas volátiles y procedentes de los lados. La misma NOM específica las siguientes dos clasificaciones:

  • Lentes contra impactos.
  • Lentes contra impactos y radiaciones.

Ambos pueden ser metálicos (subtipo A), no metálicos (subtipo B) o combinados (subtipo C).

La NOM «Lentes de Seguridad para Anteojos de Protección contra Impactos y Radiaciones» establece las especificaciones que deben cumplir las gafas protectoras. Se refiere a lentes que se fijan en los ojos con dispositivos adecuados para protegerlos contra diversos riesgos como chispas, proyección de fragmentos sólidos, deslumbramientos y radiaciones dañinas. Señala también que las gafas pueden ser piezas de cristal u otros materiales oftálmicos y deben ser sólidas y transparentes.

Los lentes de seguridad son sometidos a diversas pruebas de alto impacto, golpes a grandes velocidades y durabilidad para asegurar su nivel de protección. Entre los materiales usados para su fabricación destacan el policarbonato y el cristal de alta resistencia. Es importante que las empresas consideren la NOM-017-STPS-2008 para determinar si deben o no implementarlas.

Tipos de lentes de protección

Hay una gran variedad de marcas y modelos, sin embargo, pueden clasificarse en los siguientes tres tipos:

Lentes tipo máscara

Se distinguen por el elástico integrado para ajustarlos en la cabeza, lo que brinda alta protección y comodidad. A diferencia de otros tipos, tiene alta impermeabilidad, por lo que evita filtraciones en condiciones medioambientales específicas. Son también una buena opción para utilizar sobre lentes de prescripción.

Lentes de patillas

Son los más utilizados en la industria y se distinguen por su gran parecido con las gafas convencionales, sin embargo, son más gruesos y resistentes a altos impactos. Pueden usarse sobre lentes de medida y proporcionan alta seguridad en las partes laterales de la cara. Tienen un diseño cómodo, sin embargo, no son protectores impermeables.

Lentes de pantalla facial

Se trata del tipo que más protección proporciona, ya que mantiene a salvo no solo los ojos, también cierta parte del rostro y el cuello.  Posee un diseño único, que permite su uso como complemento para cascos de seguridad, además, puede fijarse con la protección frontal o sin ella. No garantizan impermeabilidad en condiciones ambientales específicas, sin embargo, integran filtros especiales que anulan los daños potenciales de los rayos ultravioleta.

¿Qué tipo de lente elegir?

Las distintas características de los tipos mencionados no permiten que se utilicen en todas las aplicaciones. Para elegir los lentes de seguridad transparentes más convenientes, es importante que conozcan los distintos riesgos potenciales en sus instalaciones y operaciones. Los peligros más comunes son cuatro: mecánicos, químicos, eléctricos y térmicos. Consideren las siguientes recomendaciones para garantizar la seguridad de su personal y evitar compras incorrectas.

Riesgos térmicos

Se refiere a los peligros ante el contacto de sólidos y líquidos calientes o radiaciones emitidas por objetos. La exposición a ellos puede dañar seriamente la visión. Para evitar los riesgos mecánicos se recomienda el uso de lentes tipo pantalla facial, que son aptos para operaciones bajo altas temperaturas emitidas por hornos industriales o que implican proyecciones de metales en fusión.

Riesgos mecánicos

Se trata de peligros que pueden ocurrir mientras se realizan trabajos manuales o que requieren contacto constante con herramientas. Pueden evitarse si se utilizan lentes de patillas, que se recomienda para operaciones de torno. Los lentes tipo pantalla facial también previenen daños mecánicos y son aptos para labores de soldadura o sierra.

Riesgos químicos

Comprende aquellas dificultades que pueden suceder mientras los trabajadores se exponen a sustancias químicas entre otras soluciones. Son comunes en laboratorios, donde ocurren humos, vapores o salpicaduras. Para evitarlos se recomienda el uso de lentes tipo máscara, que son convenientes para labores de mezclas emisoras de gases tóxicos.

Riesgos eléctricos

Comprende aquellas situaciones donde está involucrado el uso de electricidad y que pueden causar lesiones en la retina, quemaduras corneales y conjuntivitis. Para evitarlos se recomienda el uso de lentes tipo pantalla facial, que son aptos para operar ante relámpagos, choques eléctricos, entre otros.

Es importante que se acerquen a un proveedor con amplia experiencia y diversos modelos de lentes de seguridad. En SPUL Industrial encontrarán el respaldo de expertos con amplia experiencia. Manejamos la marca Dermacare, que destaca por sus excelentes diseños y la alta resistencia de sus productos. Para más información sobre este producto u otro como los guantes de látex precio marquen al (449) 688 1757 o envíen un mensaje al WhatsApp +52 (499) 203 2641 o al correo electrónico pagos@spulindustrial.com.mx.

Abrir chat