protección respiratoria EPP

Nanopartículas: ¿realmente está seguro?

Sabemos de una gran cantidad de trabajos que están expuestos a grandes riesgos en su sistema respiratorio, véase el caso de la industria farmacéutica, de los talleres mecánicos, de las metalurgias, los centros de pintura, la construcción, entre otros lugares donde se debe salvaguardar la calidad del aire que respiran todos y cada uno de los empleados del lugar. Muchas personas se decantan por utilizar cubrebocas desechables y solicitar de estos tipos a cada tanto, pero, en realidad se necesita mucho más.

En particular, si en su empresa requiere de una protección respiratoria EPP lo más recomendable es que esta sea diseñada específicamente para proteger al personal de su empresa en particular, logrando protegerlo de la inmensa mayoría de los elementos que se encuentran en el aire y que de inhalarse serían perjudiciales para la persona, generando enfermedades, dificultad respiratoria o incluso la muerte prematura de la persona. Esto debido a que, si bien los cubrebocas desechables cubren gran parte de los agentes del aire, existen partículas que no son capaces de detener

Estos elementos son conocidos como nanopartículas, que, como su nombre lo indica, son partículas muy diminutas que tal vez no se logran notar a simple vista en la mayoría de los casos, como en la industria textil. ¿Sabía que en esta industria se debe usar la protección respiratoria? Pues sí, ya que se presencian una gran cantidad de nanopartículas que son liberadas al aire mediante los diferentes procesos de manejo de la tela y las pieles naturales y sintéticas.

Otras de las industrias en donde se puede notar esto es en la agroalimentaria, la cosmética y en general podríamos señalar que casi todas las actividades de manufactura requieren de equipo de seguridad personal EPP que defiende a los pulmones y a todo el sistema respiratorio.

Algunos ejemplos de donde podemos encontrar este tipo de cosas son:

  • Los laboratorios cuando se expiden vapores nocivos en el momento en el que se realizan las mezclas o demás procedimientos.
  • En la mecánica cuando se pintan los vehículos y se deben pulir ciertas piezas, entran metales en el organismo.

En este punto, cabe preguntarse:

¿Por qué son peligrosas?

Las nanopartículas están presentes en todo el mundo, y no todas son malas, algunas incluso son usadas en la medicina para transportar medicamentos a través del cuerpo, sin embargo, existe otro grupo de estos elementos que, al entrar al organismo mediante las vías respiratorias, se asientan y pueden generar daños en diferentes órganos del cuerpo, ocasionando enfermedades tan graves como el cáncer; e incluso esparcirse con facilidad por el cuerpo debido a que su diminuto tamaño les permite ingresar al tracto sanguíneo.

Además, son extremadamente peligrosas porque no muchas personas conocen de ellas, y por eso no ven necesario utilizar la protección respiratoria EPP; véase el caso de la industria textil, no todos conocen que allí existen muchas nanopartículas y no usan elementos de seguridad personal especializados que les permiten evitar graves enfermedades pulmonares. De igual manera, ese desconocimiento conlleva a que las jornadas laborales no se controlen para evitar la exposición, por lo que se ven sometidos a grandes cantidades de nanopartículas a diario.

¿Cómo se puede evitar las nanopartículas?

En algunas industrias es posible sustituir aquellos materiales que producen esas nanopartículas tóxicas para salvaguardar la vida de los empleados; no obstante, cuando eso es imposible de realizar, se deben tomar medidas enfocadas a la prevención; la primera de estas debe ser relacionada al tiempo en el cual los empleados se ven expuestos, disminuyendo a lo máximo posible para de esta manera evitar que se asienten en el cuerpo.

La segunda medida es algo más viable y rápida de implementar, se trata de comprar una serie de equipos pertenecientes a la protección respiratoria EPP que entre otras cosas posee mascarillas con una gran cantidad de filtros que buscan impedir que se filtren partículas nocivas en el organismo, desde las más grandes, hasta las menos notorias; de esa forma evitar que los empleados adquieran enfermedades que los afecten gravemente al corto y largo plazo.

Estas mascarillas deben estar diseñadas específicamente para el desarrollo de las actividades de la empresa, puesto que, por ejemplo, en trabajos como la construcción o la metalurgia existen más nanopartículas que en otras actividades, y en los laboratorios es más probable que sean más tóxicas, por lo que requerirán de equipos diferentes y adaptados a sus necesidades; de allí la necesidad de una adecuada asesoría.

Estos elementos de la protección respiratoria EPP los puede encontrar fácilmente en SPUL Industrial, llamándonos al (449) 203 2641, escribiéndonos al chat que encuentra en nuestro sitio web, al correo pagos@spulindustrial.com.mx o visitándonos en la Av. Mahatma Gandhi 313, local 2, Agricultura, 20234, Aguascalientes, Ags.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat