Lentes de seguridad transparentes

Tipos de lesiones oculares que pueden prevenir con lentes de seguridad

La vista es uno de los principales sentidos en entornos laborales, no obstante los ojos están entre los órganos más vulnerables a lesiones, por tal motivo, es crucial usar lentes de seguridad transparentes. Se trata de un equipo que protege de tres tipos de lesiones: físicas, químicas y térmicas.

¿Qué son los lentes de seguridad?

Se trata de equipos que protegen los ojos de elementos sólidos o líquidos que salgan proyectados durante las operaciones. También protegen contra radiaciones, como los rayos UV. La Norma Oficial Mexicana «Anteojos de seguridad» DGN-S-3-1977, especifica las características que debe tener. También los define como un equipo de protección personal con los siguientes componentes:

  • Son los ganchos que sostienen los anillos o marcos en una posición correcta delante de los ojos. Pueden ser de espátula o cable.
  • Marcos o arillos. Son el componente donde se montan los lentes que le sirven de soporte.
  • Protecciones laterales. Elementos que se sujetan firmemente a los lentes e impiden la penetración directa de partículas volátiles.
  • Uno a los dos marcos o arillos de las gafas y se colocan sobre la nariz.

La mencionada norma señala que las gafas no deben irritar la piel, deben resistir los procesos de desinfección, cubrir completamente la pupila y ser cómodos para la nariz. También clasifica los lentes en dos tipos:

Tipo 1. Anteojos contra impacto, que pueden ser metálicos, no metálicos o combinados.

Tipo 2. Protegen contra radiaciones e impactos y pueden ser metálicos, no metálicos o combinados.

Para garantizar altos niveles de productividad y de protección, es importante que las gafas se adapten a fórmulas graduadas. Sin dicha corrección visual es complicado que los trabajadores se sientan cómodos, además aumentarían los riesgos, ya que los ojos son el principal sentido para orientar efectivamente las distintas actividades industriales. Utilizar gafas graduadas bajo lentes de seguridad transparentes no es conveniente, debido a la incomodidad que generan y la posibilidad de caídas constantes de los lentes.

Lesiones físicas

Aproximadamente, el 70% de este tipo de lesiones es causado por objetos que caen, salen disparados o chispas que impactan en los ojos. Otras lesiones son causadas por objetos que columpian en posición fija, como cadenas, sogas o ramas de árboles. Para evitar las lesiones físicas, es indispensable usar gafas protectoras, que son un EPP importante en el ámbito laboral. Específicamente, se recomiendan los ejemplares con micas de policarbonato, ya que son muy resistentes ante impactos, además pueden incluir graduación para optimizar la visión.

Las partículas pequeñas que se mueven rápido, como residuos derivados de procesos de lijado, molienda, golpeteos o trabajos similares son también una causa frecuente de lesiones oculares. Suelen ser tan pequeñas como un grano de arena y causar serios daños. Incluso, aquellas que se mueven lento, como el polvo, pueden rayar la superficie del ojo.

Ahora bien, es importante considerar la adquisición de lentes de seguridad transparentes que sean resistentes a las rayaduras. Los ejemplares de plástico y policarbonato resisten muy bien los impactos, aunque no resisten las rayaduras, como los lentes de cristal. Los últimos tienen una desventaja: pueden hacerse pedazos si son golpeados fuertemente.

Afortunadamente, hay ejemplares de policarbonato con una cubierta especial que resiste las rayaduras y pueden proteger ante partículas finas y golpes fuertes. Cabe mencionar que, al igual que otros equipos como la protección respiratoria, las condiciones laborales determinan el tipo de protección ocular requerido.

Lesiones químicas

La exposición química consiste en la quinta parte de lesiones oculares. Son varios los sectores que necesitan equipos de protección ocular, como laboratorios, industrias de colorantes, plantas de productos para limpieza, entre otros. Los daños causados por sustancias alcalinas o ácidos cáusticos son muy graves. Por ejemplo, el hidróxido de sodio (lejía, sosa cáustica) puede destruir el tejido ocular en cuestión de segundos. Los irritantes químicos causan menos daños, pero también deben prevenirse.

Trabajar con químicos expone a los ojos a vapores, humos y salpicaduras. La mejor protección para ello son los lentes de seguridad con ventilación directa. Pueden proteger a los ojos de riesgos procedentes de distintas direcciones y se recomiendan en entornos altamente peligrosos. En algunos casos, es conveniente adquirir ejemplares recubiertos con agentes antiempañantes.

Lesiones térmicas

El calor no suele ser una causa de daños, a menos que se trate de temperaturas extremas en industrias, como la siderúrgica. Se recomiendan los visores, especialmente de acetato, aunque pueden usarse visores de plástico flexible que cubran la cara y el cuello. Es importante utilizar también anteojos protectores debajo de los visores. En caso de entorno con luz concentrada, se recomienda otro tipo de equipo de seguridad personal EPP: los cascos de soldador.

Si desean lentes de seguridad de alta calidad comuníquense al (449) 688 1757 o al WhatsApp +52 (499) 203 2641. Pueden enviarnos un correo electrónico a pagos@spulindustrial.com.mx o visitarnos en nuestra tienda en Av. Mahatma Gandhi #313, local 2, Agricultura, 20234, Aguascalientes, Ags.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat