guantes con nitrilo

Elijan adecuadamente sus guantes médicos

La trasmisión de enfermedades por virus y bacterias es común en el ámbito médico, por tal motivo, la higiene es indispensable. Para lograrla, se necesitan materiales adecuados, como los guantes. Sin duda, son los elementos de precaución más usuales entre los médicos. Hay varios tipos, como los guantes con nitrilo, por lo que es importante conocer muchos aspectos para adquirir los más convenientes según la aplicación.

Guantes quirúrgicos

Se trata de materiales desechables, que se fabrican para proteger al personal médico y cumplir las normas higiénicas reclamadas en el sector. Los distintos ejemplares, como los guantes con nitrilo, son usados en consultorios, laboratorios, asilos, hospitales y botiquines de primeros auxilios. Protegen las manos contra virus externos y disminuyen los riesgos de contaminación ante el contacto con sangre y fluidos. Son indispensables en situaciones con alto riesgo de infección física o química, además debe usarse un par nuevo para cada paciente con el fin de evitar propagaciones.

Su uso debe ser conforme a las precauciones de contacto. En los procedimientos médicos, desde los de abajo hasta los de alto riesgo, deben utilizarse. Su eficacia está comprobada, aunque pueden tener defectos de fabricación que disminuyen el 100% de protección, por lo que son sometidos a procesos minuciosos de confección. Hay varios tipos, por ejemplo, para consultas o cirugías, por lo que la elección debe considerar diversos criterios de protección, confort y seguridad.

La elección no debe tomarse a la ligera. Es importante usar los materiales adecuados y corroborar la talla. Por ejemplo, si los benéficos guantes de látex están flojos, los instrumentos pueden resbalarse, en cambio, pueden perforarse fácilmente si están muy ajustados. Es importante considerar factores como comodidad, resistencia y riesgos de alergia al elegir un ejemplar.

Guantes empolvados y no empolvados

Los ejemplares empolvados (comúnmente con maicena) son fáciles de ajustar, ya que asegura el deslizamiento de la mano, además facilita la transpiración y son económicos. En cambio, los ejemplares sin polvo son diseñados para personas alérgicas al polvo, además también son fáciles de ajustar y producen sensaciones de confort. Pueden encontrarse en distintas tallas, desde pequeños hasta extralargos.

Guantes estériles y no estériles

Pueden ser esterilizados o no esterilizados y, en ambos casos, deben crear una barrera contra virus y bacterias entre el personal y los pacientes. Los guantes estériles tienen alta resistencia a la tracción y sensibilidad táctil. Generalmente, son guantes de látex de precio asequible, aunque pueden encontrarse ejemplares de vinilo y neopreno. Son ideales para cirugías, diagnósticos o partos. Tienen alta resistencia, pero no deben reutilizarse. Se recomienda cambiarlos cada 45 minutos para evitar micro perforaciones. Para operaciones largas, se sugiere doble uso de guantes.

Los ejemplares no esterilizados son usados para asear a los pacientes, tomar muestras de sangre, colocar infusiones, limpiar instrumentos o exponerse a sustancias peligrosas.  Algunos ejemplares son los guantes con nitrilo, vinilo y PVC, que destacan por ser aislantes eléctricos.

Materiales disponibles

A continuación, mencionaremos los detalles de los materiales más usados:

Látex

Son muy populares por su alta calidad, elasticidad, flexibilidad e impermeabilidad. Poseen varias propiedades que brindan protección contra infecciones y desempeño confiable. Son muy sensibles, lo que permite movimientos minuciosos y de alta precisión. Para pruebas ginecológicas, pueden usarse dedales de látex, que permiten examinaciones precisas en zonas delicadas.

Nitrilo

Son una buena opción, pero es importante saber cuándo y cómo usarlos. Son una alternativa a los ejemplares de látex, especialmente para personas alérgicas a ellos. El nitrilo se fabrica con un polímero sintético con las mismas ventajas del látex, pero presenta ligeras diferencias. Tiene mayor resistencia a las perforaciones, además son muy durables y pueden almacenarse en su caja durante largos periodos sin reducir su calidad.

En caso de que se perforen, el material se rasga por completo para que no ocurran fugas y desecharlos inmediatamente. Pueden empolvarse para facilitar su colocación, aunque, para personas alérgicas, se recomiendan ejemplares sin polvo LCH. Tienen mangas largas para aumentar la protección especialmente al manejar sustancias químicas.

Vinilo

Se fabrican con cloruro de polivinilo y plastificantes suavizantes. Son desechables y asequibles, además, son gruesos al tacto y, comúnmente, transparentes. Son ampliamente utilizados, debido a que no presentan riesgos de alergia. Los guantes de vinilo resisten bien a los cortes y pinchazos, como los ejemplares con polvo Abena disponibles en varios tamaños y colores. Cabe agregar que no se recomiendan en procedimientos altamente riesgosos.

Es importante recordar que ningún ejemplar es mejor que otro, si no que sus diferencias los vuelve ideales para distintos procedimientos. Si desean ejemplares de calidad, contacten a los expertos de SPUL Industrial. Contamos con cajas con 100 guantes de látex o nitrilo tipo cirujano de 4 mils de espesor y 9.5 pulgadas. Si desean más información sobre nuestros guantes u otro equipo de seguridad personal EPP, marquen al (449) 688 1757 o visítennos en nuestra tienda en Av. Mahatma Gandhi #313, local 2, Agricultura, 20234, Aguascalientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat