Pasos para elegir equipos de protección respiratoria para entornos industriales

Elegir un equipo de protección respiratoria es crucial. No importa la calidad de fabricación del equipo, si no se escoge uno acorde a su aplicación, los distintos tipos de riesgos podrán filtrarse, acceder a las vías respiratorias y causar daños al personal. Se necesitan evaluar los índices de exposición, además considerar una serie de pasos para adquirir un ejemplar conveniente.

Primer paso, reconocer el tipo de peligro

Los trabajadores deben usar protección respiratoria para evitar los tipos de riesgos comunes en entornos industriales. La elección debe basarse en ellos, que pueden ser tres:

  • Riesgos de partículas, como polvos, elementos orgánicos o fibras dañinas.
  • Riesgos de vapores o gases, como disolventes o cloro gaseoso.
  • Mezcla de ambos riesgos.

Generalmente, los trabajadores deben protegerse contra los vapores y gas con un cartucho y contra las partículas con un filtro. En caso de que ambos riesgos estén presentes, se recomiendan los cartuchos de combinación, que ofrecen distintas marcas como 3M.

Paso dos, evaluar la necesidad de protección respiratoria

Es importante evaluar la exposición y analizar los riesgos ambientales. Con base en ellos pueden obtenerse los niveles de exposición del personal. Comúnmente, los resultados se miden en miligramos por metro cúbico de aire (mg/m3) o partes por millón (ppm) y, generalmente, se promedian durante jornadas laborales de ocho horas. Para evaluar la necesidad de protección respiratoria, se recomienda comparar los niveles de exposición obtenidos con los límites permisibles de exposición de organizaciones, como la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA).

En el caso mexicano, deben seguirse las pautas de la NOM-010-STPS, que establece los niveles de concentración máximos permisibles de partículas nocivas para los trabajadores que usen respiradores. Pueden usarse los valores sugeridos por otras organizaciones, como la Conferencia Americana de Higienistas Industriales Gubernamentales (ACGIH), no obstante sus valores deben ser menores que el límite de exposición ocupacional. Asegúrense que las concentraciones medidas y los niveles de comparación (como el límite de exposición ocupacional) usen las mismas unidades de medidas, como ppm para lapsos de ocho horas.

Las mediciones pueden consistir en límites breves de exposición (por ejemplo, quince minutos) o máximos, es decir, aquellos nunca deben sobrepasarse. En caso de que los niveles de exposición del personal sean más bajos al límite de exposición ocupacional, entonces no se necesitan los respiradores. En caso de que sean mayores al límite, debe usarse el equipo de seguridad personal EPP e implementar controles para reducir la exposición.

Paso tres, determinar el nivel de protección requerido

La mencionada OSHA admite usar respiradores aprobados por NIOSH (Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional), que es una agencia estadounidense dedicada a investigar y recomendar equipos de seguridad laboral. Dichos respiradores poseen un factor de protección, que varía de 10 a 10,000. Dicho factor consiste en el nivel de protección que se espera de los respiradores en entornos laborales cuando los líderes de negocios integran programas de protección respiratoria continuos y efectivos.

Un factor de protección de nivel 10 significa que los distintos tipos de equipos de respiración brindan protección contra niveles de exposición que son hasta 10 veces el límite de exposición permisible para un riesgo específico. Existe una manera de conocer el nivel de factor en sus instalaciones y consiste en dividir los niveles de exposición por el límite de exposición.

Paso cuatro, comprar un tipo de protección respiratoria

Ya que conocen su factor de protección requerido, deben reducir sus opciones y elegir aquellos respiradores que disminuyan la exposición por debajo del límite de exposición ocupacional. Los factores de protección asignados para los distintos equipos de protección respiratoria son enlistados por OSHA. Por ejemplo, los respiradores de media cara con filtros y cartuchos poseen un factor de protección de 10.

Es importante considerar también la compatibilidad con otros equipos de protección personal, como cascos o lentes de seguridad transparentes. Por ejemplo, con respecto a los respiradores de media cara, tienen que compartir espacio con los lentes, como el puente de la nariz, por tal motivo, es importante adquirir equipos que se ajusten bien y eviten las filtraciones en los bordes de los respiradores o la pérdida de protección ocular.

Es importante considerar también la comodidad y capacidad de efectuar las actividades. Si las labores son muy extenuantes, se recomiendan respiradores livianos y aerodinámicos. Consideren que nuestros rostros poseen distintos tamaños y formas, por lo que deben considerar la cara de cada empleado para elegir un respirador adecuado.

Se trata de pasos sencillos, no obstante pueden solicitar el respaldo de los expertos de SPUL Industrial para hacer una buena elección. Tenemos cartuchos, filtros y pre filtros contra gases ácidos y vapores orgánicos de la marca 3M. Para más información, comuníquense al 44 9203 2641 o visítennos en Mahatma Gandhi 313, local 2, Agricultura, 20234 Aguascalientes, Aguascalientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat