¿Por qué son tan relevantes los equipos de seguridad respiratoria?

La protección de las vías respiratorias es una de las prioridades importantes para los proveedores de equipos de seguridad industrial ya que se trata de uno de los órganos más relevantes del cuerpo y requiere un mayor número de cuidados; de hecho, desde hace muchos años se han implementado diferentes estrategias que buscan salvaguardar la integridad de los pulmones y de esta manera evitar enfermedades graves causadas por daños físicos en los alvéolos como neumonía o bronquitis o contagiarse de virus.

La protección respiratoria EPP es uno de los puntos cruciales dentro de la prevención de riesgos laborales, en especial en trabajos como carpintería, limpieza, medicina, mecánica, soldadura, entre otras en las que se está expuesto a diferentes agentes nocivos que involucran gases, partículas, polvo y atmósferas bajas de oxígeno. Básicamente, el funcionamiento de estos aparatos consiste en crear una barrera física en la que las toxinas quedan atrapadas sin llegar a tocar ninguna parte del sistema y apoyando a la mucosa a impedir el ingreso de infecciones.

Tipos de equipos de protección respiratoria

Dentro del equipo de seguridad personal EPP se distinguen diferentes elementos enfocados en la protección respiratoria, a continuación, detallaremos dos de los más relevantes.

Mascarillas auto filtrantes

Se trata de los elementos más clásicos y distribuidos en las industrias, están compuestos por varias capas de telas que cubren bocas y nariz; generalmente se clasifican en tres categorías dependiendo de su nivel de resistencia a diferentes partículas y toxinas en el aire; también existen algunas sin ninguna capa de protección, las cuales son ideales para la prevención del polvo, humo, olor, entre otras que si bien generan un daño en el organismo no resulta tan significativo como otro tipo de sustancias.

A partir de aquí se agregan diferentes filtros internos que van subiendo de complejidad; en el primer nivel se encuentra la protección polvos no tóxicos y algunas virutas como el aserrín de la madera; por otro lado, en el segundo escalafón se previene la absorción de partículas finas y tóxicas, virus gripales y fibras de asbesto y en la última categoría se protege de elementos muy finos, amianto, hongos y químicos que reaccionan de manera negativa con el organismo.

Semimáscaras

Este tipo de equipos son más complejos y por ende tienen reservado su uso en entornos especializados; al igual que las anteriores, estas cubren desde la nariz hasta el mentón, pero la distinción se encuentra en que posee una serie de filtros que cumplirán determinadas funciones que no alcanzan a cubrir apropiadamente los autofiltrantes. Si se necesita de un filtro contra las partículas como aerosoles se utiliza aquellos que estén destinados para ello con su respectivo nivel de defensa.

En caso de que requiera una protección especial ante gases los proveedores de equipos de seguridad industrial le aclaramos que debe realizar una distinción entre orgánicos e inorgánicos.

Así, los equipos variarán teniendo en cuenta lo siguiente:

  • En un gas de tipo orgánico con un punto de ebullición menor a 65°C.
  • Gases inorgánicos con diferentes niveles de protección requeridos.
  • El amoníaco, el dióxido de sulfuro, gases nitrosos y sus derivados requieren de un filtro especial.
  • Los filtros de mercurio requieren un tipo especial y deben tener un límite de usabilidad inferior a las 50 horas.

Es común que un empleado no se vea expuesto a un tipo específico de toxina, sino que al día se encuentre con diversas de estas al mismo tiempo; en ese sentido tiene a su disposición los filtros combinados, que buscan mezclar características para sumarse entre sí y de esta forma tener un nivel de protección superior.

Como conclusión, es importante controlar el tipo de protección respiratoria y de esta forma elegir las clasificaciones apropiadas para que los empleados no estén en peligro. Por otro lado, es necesario que consulte con los proveedores de equipos de seguridad industrial profesionales acerca del uso y cuidado de estos dispositivos, generalmente todos tienen una vida útil determinada, ya que se trata de elementos personales e intransferibles que requieren de un manejo adecuado.

Entre las recomendaciones generales están el cambiarlos cada día, desechar los usados en los recipientes apropiados, no tocar los filtros o intentar retirarlos, mucho menos manipularlos con las manos desnudas y seguidamente frotar nuestra cara, ojos, nariz o boca; debe ser usado en todo momento y sólo retirarlo en un área segura a fin de evitar cualquier tipo de contaminación.

Pero la recomendación más importante es adquirirlos mediante proveedores de equipos de seguridad industrial calificados de forma que siempre le entreguen alta calidad y mantengan un suministro constante para que los empleados reduzcan sus posibilidades de infección. Por eso, llámenos al (449) 203 2641 o escribanos al correo pagos@spulindustrial.com.mx con el fin de conocer otros detalles de nuestros productos.

Los tipos de filtros para la protección respiratoria

No hay nada más importante que la salud respiratoria. Lo que significa que a la hora de trabajar con ciertos materiales tóxicos para nuestro sistema respiratorio debemos protegerlo de la manera correcta.

Por lo tanto, los equipos de protección respiratoria EPP sirven para proteger a los trabajadores que están expuestos a la inhalación de atmósferas peligrosas, ya sea porque hay sustancias nocivas, por ejemplo: partículas, gases, vapores, agentes biológicos o porque hay deficiencia de oxígeno.

Hay situaciones laborales, como la manipulación o el uso determinado de productos químicos permiten que el trabajador esté inhalando constantemente esas sustancias nocivas para su salud, que incluso, en caso de ser inhaladas, pueden interrumpir la producción, por eso es de suma importancia darles a los empleados la protección respiratoria EPP adecuada para cada circunstancia.

Los dos componentes principales de protección respiratoria EPP son el adaptador facial, que normalmente tiene la forma de máscara, media máscara y casco, y el sistema que filtra el ambiente, este sistema puede ser aislante o filtrante.

Los filtros de respiración son los que retienen los contaminantes y evitan que llegue a nuestro sistema respiratorio. Estos filtros no suministran oxígeno, sin embargo, hay equipos de protección respiratoria que, sí contienen suministradores de oxígeno, estas se utilizan en situaciones donde no hay aire respirable.

Equipos Filtrantes

Los filtrantes son aquellos materiales que retienen los contaminantes del aire antes de ser respirado, que puede formar parte de la propia mascarilla (autofiltrantes) o estar contenido en un filtro independiente que se colocará a la máscara o media máscara. Solo se recomienda que se utilicen cuando van a laborar en ambientes contaminados o con concentraciones de tal modo que el equipo de protección pueda reducir la concentración de los contaminantes hasta por debajo de los niveles de exposición recomendados.

La desventaja de los autofiltrantes es que cuando se acaba su vida útil deberán ser desechados, mientras que los otros solo se cambia el filtro cuando se nota que la resistencia al aire se está agotando.

Los filtros se clasifican en los siguientes tres grandes grupos:

Contra partículas y agentes biológicos

El material del que están hechos los filtros contra partículas y agentes biológicos impide que los contaminantes entren a las vías respiratorias. Dicho material está constituido por un entramado de fibras plásticas que retienen los elementos tóxicos que se encuentran en el aire.

Contra gases y vapores

Los filtros contra gases y vapores funcionan de manera distinta a los anteriores. Estos están constituidos por un material filtrante de carbón activo al que se le somete distinto tratamiento dependiendo del contaminante que deberá retener.

Contra partículas, agentes biológicos, gases y vapores

Este tipo de filtrante es también conocido como combinado. Pues cuenta con materiales que protegen de los tipos de contaminantes. De hecho, su parte filtrante resulta en una suma de los dos casos anteriores.

Equipos aislantes

Estos equipos son los que le suministrarán gas respirable de una fuente independiente a tus empleados. Se recomienda utilizar este tipo de equipo de seguridad personal EPP en las siguientes circunstancias:

  • En el caso de que se desconozca la concentración de contaminante que se encuentra presente en la zona de trabajo.
  • Si no se conoce la toxicidad del contaminante que está en la atmósfera laboral.
  • Cuando se encuentren ante elevadas concentraciones del contaminante.
  • Si hay una deficiencia de oxígeno.

Clasificación de los filtros

Antes de señalar los tipos de filtros, estas son las clases de los filtros.

  • Clase 1: filtros de baja capacidad.
  • Clase 2: filtros con una capacidad media.
  • Clase 3: filtros de alta capacidad.

Estos son algunos de los filtros que existen:

  • Tipo A: es de clase 1,2 y 3. Se utiliza contra gases y vapores orgánicos con un punto de ebullición mayor que 65ºC.
  • Tipo AX: no tiene clase. Su principal uso es contra gases y vapores orgánicos con punto de ebullición menor o igual que 65ºC. No se recomienda usarlo más de 1 jornada laboral.
  • Tipo B: clases 1, 2 y 3. Uso contra gases y vapores inorgánicos.
  • Tipo P: sus clases son 1, 2 y 3. Se usa contra partículas.

Les recomendamos, en caso de no saber cuál tipo de filtro y clase usar para sus empleados, acercarse con los proveedores de protección respiratoria EPP, como lo es SPUL Industrial. Nuestros asesores de venta estarán encantados de ayudarlos a encontrar el equipo ideal de acuerdo con sus necesidades y sector industrial.

SPUL industrial es una distribuidora de equipo de seguridad industrial y vial. Puedes visitar nuestra tienda en línea para conocer todos nuestros productos. Cualquier duda sobre nuestro catálogo comunícate con nosotros al (449) 688 1757, WhatsApp +52 (499) 203 2641 o por correo electrónico a pagos@spulindustrial.com.mx.

Nanopartículas: ¿realmente está seguro?

Sabemos de una gran cantidad de trabajos que están expuestos a grandes riesgos en su sistema respiratorio, véase el caso de la industria farmacéutica, de los talleres mecánicos, de las metalurgias, los centros de pintura, la construcción, entre otros lugares donde se debe salvaguardar la calidad del aire que respiran todos y cada uno de los empleados del lugar. Muchas personas se decantan por utilizar cubrebocas desechables y solicitar de estos tipos a cada tanto, pero, en realidad se necesita mucho más.

En particular, si en su empresa requiere de una protección respiratoria EPP lo más recomendable es que esta sea diseñada específicamente para proteger al personal de su empresa en particular, logrando protegerlo de la inmensa mayoría de los elementos que se encuentran en el aire y que de inhalarse serían perjudiciales para la persona, generando enfermedades, dificultad respiratoria o incluso la muerte prematura de la persona. Esto debido a que, si bien los cubrebocas desechables cubren gran parte de los agentes del aire, existen partículas que no son capaces de detener

Estos elementos son conocidos como nanopartículas, que, como su nombre lo indica, son partículas muy diminutas que tal vez no se logran notar a simple vista en la mayoría de los casos, como en la industria textil. ¿Sabía que en esta industria se debe usar la protección respiratoria? Pues sí, ya que se presencian una gran cantidad de nanopartículas que son liberadas al aire mediante los diferentes procesos de manejo de la tela y las pieles naturales y sintéticas.

Otras de las industrias en donde se puede notar esto es en la agroalimentaria, la cosmética y en general podríamos señalar que casi todas las actividades de manufactura requieren de equipo de seguridad personal EPP que defiende a los pulmones y a todo el sistema respiratorio.

Algunos ejemplos de donde podemos encontrar este tipo de cosas son:

  • Los laboratorios cuando se expiden vapores nocivos en el momento en el que se realizan las mezclas o demás procedimientos.
  • En la mecánica cuando se pintan los vehículos y se deben pulir ciertas piezas, entran metales en el organismo.

En este punto, cabe preguntarse:

¿Por qué son peligrosas?

Las nanopartículas están presentes en todo el mundo, y no todas son malas, algunas incluso son usadas en la medicina para transportar medicamentos a través del cuerpo, sin embargo, existe otro grupo de estos elementos que, al entrar al organismo mediante las vías respiratorias, se asientan y pueden generar daños en diferentes órganos del cuerpo, ocasionando enfermedades tan graves como el cáncer; e incluso esparcirse con facilidad por el cuerpo debido a que su diminuto tamaño les permite ingresar al tracto sanguíneo.

Además, son extremadamente peligrosas porque no muchas personas conocen de ellas, y por eso no ven necesario utilizar la protección respiratoria EPP; véase el caso de la industria textil, no todos conocen que allí existen muchas nanopartículas y no usan elementos de seguridad personal especializados que les permiten evitar graves enfermedades pulmonares. De igual manera, ese desconocimiento conlleva a que las jornadas laborales no se controlen para evitar la exposición, por lo que se ven sometidos a grandes cantidades de nanopartículas a diario.

¿Cómo se puede evitar las nanopartículas?

En algunas industrias es posible sustituir aquellos materiales que producen esas nanopartículas tóxicas para salvaguardar la vida de los empleados; no obstante, cuando eso es imposible de realizar, se deben tomar medidas enfocadas a la prevención; la primera de estas debe ser relacionada al tiempo en el cual los empleados se ven expuestos, disminuyendo a lo máximo posible para de esta manera evitar que se asienten en el cuerpo.

La segunda medida es algo más viable y rápida de implementar, se trata de comprar una serie de equipos pertenecientes a la protección respiratoria EPP que entre otras cosas posee mascarillas con una gran cantidad de filtros que buscan impedir que se filtren partículas nocivas en el organismo, desde las más grandes, hasta las menos notorias; de esa forma evitar que los empleados adquieran enfermedades que los afecten gravemente al corto y largo plazo.

Estas mascarillas deben estar diseñadas específicamente para el desarrollo de las actividades de la empresa, puesto que, por ejemplo, en trabajos como la construcción o la metalurgia existen más nanopartículas que en otras actividades, y en los laboratorios es más probable que sean más tóxicas, por lo que requerirán de equipos diferentes y adaptados a sus necesidades; de allí la necesidad de una adecuada asesoría.

Estos elementos de la protección respiratoria EPP los puede encontrar fácilmente en SPUL Industrial, llamándonos al (449) 203 2641, escribiéndonos al chat que encuentra en nuestro sitio web, al correo pagos@spulindustrial.com.mx o visitándonos en la Av. Mahatma Gandhi 313, local 2, Agricultura, 20234, Aguascalientes, Ags.